PROCEDIMIENTOS POLICIALES PARAGUAY

miércoles, 17 de septiembre de 2008

VENTA DE MEDICAMENTOS ONLINE UNA PRACTICA "ILEGAL" Y SIN CONTROL


Crece la venta de remedios on line. Se calcula que la comercialización de fármacos por Internet mueve alrededor de 400 mil millones de dólares al año.

En la Argentina y en el mundo, Internet se consolida cada vez más como una herramienta para la comercialización de medicamentos. Uno de los principales atractivos de esta modalidad es la posibilidad de comprar sin necesidad de presentar una receta. Sin embargo, estudios demuestran que cerca del 62% de los productos ofrecidos son falsos o de mala calidad. Según datos del Colegio de Farmacéuticos de la Ciudad de Buenos Aires, en el país hay cerca de 300 páginas que ofertan fármacos sin ningún tipo de control. Uno de los más pedidos es un antiinflamatorio que se utiliza con fines abortivos.


—Hola Daniel. Te llamo porque leí un aviso en Internet donde ofrecés Rivotril. Quisiera saber cuánto vale
—Cuestan 65 pesos, son de dos miligramos y las entrego en frascos con 60 comprimidos.
—¿Fraccionás?
—No, ni ahí.
—Está bien. ¿Cómo las consigo?
—Yo estoy en la zona de Puente Saavedra. Si te decidís, me hablás y nos encontramos a las nueve, en la esquina de Pico y Cabildo, ¿te viene bien?
—Sí, nueve menos cinco estoy ahí.
—Cuando llegues al lugar, llamame. Pero hacelo sólo desde un teléfono celular. En diez minutos, a más tardar, yo llego. Voy en moto y estaciono en la esquina. Llevo puesto un casco amarillo, me identificarás muy fácilmente. Eso sí, traé la plata justa, por favor.


Internet es una herramienta que se utiliza cada vez más para comercializar medicamentos. El ocho por ciento de lo que factura la industria farmacéutica en el mundo –400 mil millones de dólares por año– se vende a través de la Web.


El anonimato que brinda Internet, la posibilidad de comprar sin receta y la creencia de que en la red todo es más barato, influyen de manera directa para que cada día, más personas naveguen por las turbulentas aguas de las cyber farmacias.


Pastillas sin control. Un estudio difundido el mes pasado por la Alianza Europea para el Acceso a Medicamentos Seguros (EAASM) reveló que el 62 por ciento de los medicamentos que se ofrecen en la Web son falsos o de mala calidad. Y que nueve de cada diez son entregados sin pedir la receta correspondiente.


En el mismo sentido, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de Naciones Unidas (JIFE) alertó el año pasado que el uso indebido y el tráfico de medicamentos de venta con receta había aumentado en todo el mundo. Esto se vincula al crecimiento del mercado negro abastecido por medicamentos robados, falsificados y vendidos por Internet. Este fenómeno parece impactar directamente en la Argentina, en donde los negocios vinculados con los remedios parecen estar cada vez más envueltos en polémica. Los dos farmacéuticos que murieron en el reciente triple crimen de General Rodríguez, lo certifican.


El doctor Marcelo Peretta, secretario del Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal, y director de la Carrera de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides, señala que en la Argentina hay aproximadamente 300 páginas on line que venden todo tipo de fármacos sin ningún control.


“Hay medicamentos que no cumplen con el control de calidad y en lugar de ser descartados y destruidos, se los deriva a mercados alternativos como Internet por los mismos laboratorios”, explica Peretta.


Antes de ser liberados a la venta, los fármacos pasan por un período de cuarentena para ser analizados. Cuando alguno no cumple con las normas establecidas, todo el lote debería ser eliminado.


Peretta describe que “lo que sucede a veces es que algunos inescrupulosos ven millones de comprimidos que no están en condiciones y, en lugar de desecharlos, se tientan porque hay mucha plata de por medio”.


También admite que la lucha contra las farmacias virtuales se asemeja a remar contra la corriente: “En muchos casos, el titular del dominio se registró con un documento falso y en otros, figuran tipos a los que les pagaron 200 pesos por poner el nombre”. Además, las investigaciones suelen resultar infructuosas debido a que los dueños de las farmacias on line mudan el sitio cada seis meses a otra dirección web. “No es fácil localizar a los responsables”, agrega Peretta.


Negocio ilegal. Ninguna cyberfarmacia tiene domicilio físico ni legal. Tampoco un farmacéutico al frente que se haga responsable, como dicta la Ley 17.565 que regula la actividad farmacéutica.
Esta norma establece que la preparación de recetas, despacho y venta al público de drogas y medicamentos sólo puede hacerse en farmacias habilitadas por la autoridad de aplicación, de lo contrario se lo considera ejercicio ilegal. Sin embargo, existe una excepción: el expendio de remedios de venta libre en quioscos y supermercados, autorizado por el Decreto 2.284 del año 1991.


No obstante, la ley no se cumple y cada semana que pasa hay más farmacias virtuales en Internet ofreciendo precios bajos, amplia variedad de medicamentos, un trato confidencial y hasta asesoramiento médico gratuito.


Algunas inclusive llegan a ofrecer “bonos en pastillas” por compras superiores a los 200 pesos. Otras, en cambio, destacan que cinco minutos es el tiempo que dura el trámite de compra para luego “disfrutar” lo que ellos venden.


En cambio, el tiempo que se necesita para descubrir y prohibir la venta de un medicamento en Internet lleva mucho más que eso. En esa dirección trabaja la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).
María José Sanchez, coordinadora del Programa de Pesquisa de Medicamentos Ilegítimos, explica que los casos descubiertos son impulsados por la ANMAT a la justicia penal. “El año pasado se logró prohibir el uso y comercialización del producto Green Sap que se vendía en la Web”. El producto era publicitado como un “remedio oncológico” y no tenía ni siquiera la aprobación necesaria que debe tener cualquier medicamento.


Sánchez también recalca que la prohibición de Green Sap no es el único caso, sino que hay en trámite muchas causas por la venta ilegal de fármacos en Internet, entre otras, en el Juzgado Criminal y Correccional 2 de Lomas de Zamora, causa 4.876; en el Juzgado Nacional Correccional 12, causa 29.055 y la 4.613 del Juzgado Criminal 17 de la Capital Federal.


Doctor on line. Desde hace algunos años los hábitos han cambiado. La consulta al médico fue reemplazada por los foros en Internet. Allí, las personas comparten información, recomiendan medicamentos y hasta se convierten en especialistas que aconsejan qué dosis ingerir.


En el mismo sentido circulan a diario correos electrónicos (SPAM), que inundan las casillas de miles de usuarios de la red. Allí se anuncia todo tipo de medicinas, desde la famosa “píldora azul” hasta antidepresivos, adelgazantes e inclusive remedios para no quedarse pelado.
Incontrolable. Algunos expertos temen que el problema de la venta en Internet se torne incontrolable. Peretta afirma que esto es así porque “Internet tiene el feedback de la gente, si no, podría existir un millón de sitios y no venderse nada”.
Las 32 mil visitas diarias que reciben algunas cyberfarmacias parecen darle la razón a Peretta. La estadística de la cantidad de visitas fue elaborada por la compañía MarkMonitor y publicada por Mundo Ciencia de la BBC de Londres.


Viagra, Alplax, Buscapina y Rivotril son algunos de los medicamentos que más se venden en la Web. También los psicotrópicos que, según un estudio del Colegio Farmacéutico, son consumidos en la Argentina por siete millones de personas.
Sin embargo, uno de los productos que más preocupa a las autoridades farmacéuticas es el Oxaprost. Este medicamento si bien está aprobado como cobertor gástrico y antiinflamatorio, es ofrecido en algunas páginas web como método abortivo (ver recuadro).


Debido al elevado número de falsificaciones en los medicamentos, gran parte ofrecida en la Web, varios países comienzan a exigir que los laboratorios confirmen la autenticidad de sus productos mediante un certificado.
Las autoridades sanitarias admiten que la venta de medicamentos en Internet constituye un peligro real para la salud pública y expresan su preocupación. Pero por ahora no parece haber una solución eficaz a la vista...